La Comunidad Científica Pediátrica recomienda no introducir ningún alimento distinto a la leche antes de las 17 semanas de vida, pero no esperar más de las 26 semanas para hacerlo. Os damos unas pequeñas recomendaciones para el primer año de vida.

5 a 6 meses: CEREALES Y FRUTA

CEREALES: Son los primeros alimentos que se introducen en la dieta del lactante. Las papillas se elaboran con arroz y maíz, ya que no contienen gluten. Para empezar, bastará con un par de cucharaditas e ir aumentando gradualmente la cantidad y ofrecérselas en plato.
FRUTA: Se empieza con puré de manzana, pera y plátano, en sustitución de la toma de la tarde, sin azúcar. De forma gradual, se irán introduciendo nuevas frutas, como la naranja, el melocotón o la uva, a partir del año se ofrecerá al niño la fruta troceada.

6 meses: VERDURA Y CARNE BLANCA

VERDURA: a partir de los seis meses, en forma de purés y sopas, como las zanahorias, las patatas y las judías verdes, ya que es más fácil que le gusten al niño.

CARNE BLANCA: Al cabo de unas dos semanas, los purés de verduras se pueden enriquecer con carne finamente triturada (pavo-pollo).

7 meses: CARNE ROJA

Ya se puede añadir al puré la carne roja (ternera, cordero) y nuevas verduras, como el calabacín, la calabaza, el apio, las espinacas, etc. Se recomienda prepararlas al vapor. Sin sal.

9 meses: PESCADOS

Se empieza por el pescado blanco, como el lenguado, la merluza o el rape, ya que contiene menos grasas. Para ofrecer al niño pescado azul, deberás esperar a los 18 meses.

10 meses: HUEVO

Se puede empezar a dar al niño una cucharadita de yema de huevo, siempre muy bien cocida. Si no se producen reacciones alérgicas durante las 48 horas siguientes a su administración, se le puede dar una cucharadita a días alternos, hasta pasar a una yema. La clara tiene un mayor poder alergizante, por lo que su introducción se recomienda a partir del año.

10 a 12 meses: LEGUMBRES

Algunos pediatras ya las recomiendan a partir de los 8 meses. Al principio, las legumbres deben administrarse en forma de cremas o purés. Más adelante muy cocidas.

12 meses: LECHES DE CRECIMIENTO

Se puede pasar a la leche de crecimiento, cuya composición se adapta a las necesidades nutricionales de los niños de uno a tres años. La leche de crecimiento tiene más hierro y vitaminas que la leche de vaca, pero es menos proteica. El pecho siempre es buena opción como complemento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest